Irigoyen: buen presente comercial, pero persisten las quejas por las filas

Irigoyen: buen presente comercial, pero persisten las quejas por las filas
Foto: Fabian Acosta
Compartir

Desde la Cámara de Comercio destacan el movimiento económico que dejan los tours de compras. Reclaman más casillas de Migraciones para acelerar el ingreso al país

esde la reapertura de las fronteras, aún en contexto de pandemia, el comercio de Bernardo de Irigoyen, ciudad misionera que limita con Dionísio Cerqueira, Brasil, tuvo un repunte importante y actualmente pasa por un buen momento gracias a las diferencias cambiarias. Un real entre los 50 y 52 pesos hace que más brasileños elijan comprar en los comercios de la ciudad más oriental del país.

En la actualidad es normal ver todos los días un intenso movimiento fronterizo, vehículos y ciudadanos brasileños recorriendo las calles y comercios irigoyenses. En tanto, los fines de semana y feriados son los días de mayor despliegue de brasileños en suelo argentino, adonde no sólo llegan vecinos de las ciudades brasileñas limítrofes con Bernardo de Irigoyen, sino también varios tours de compras desde más de 100 kilómetros de la frontera. Los tours llegan de ciudades como San José do Cedro y São Miguel.

Según un relevamiento de El Territorio entre comercios del municipio, hay excelentes ventas a brasileños en todos los rubros, pero se destacan las vinotecas, pescaderías y afines, supermercados, gastronomía y productos de farmacia.

Asimismo, se denota una alta demanda en locales nocturnos y en estaciones de servicio.

Como sucede en Posadas o en Puerto Iguazú, los extranjeros buscan en Irigoyen combustibles, productos comestibles en general, como harina, aceite, carne, pescados, mariscos y productos avícolas, además de gas, carbón y productos de limpieza e higiene personal.

Y en esa línea de consumo, se imponen también los preferidos de siempre: vino, espumantes, energizantes y whiskys, aceite de oliva, chocolates, alfajores, turrones, perfumería y cosmética.

Demoras
Walter Feldman, presidente de la Cámara de Comercio irigoyense, destacó el buen momento comercial, pero cuestionó las demoras en el ingreso al país.

“Desde la apertura de la frontera el incremento comercial es notable, tanto así que la aduana queda chica para el flujo de personas que ingresan a Bernardo de Irigoyen todos los días, pero aún más los fines de semana y feriados celebrados en el vecino país”, manifestó.

A lo que agregó: “Necesitamos que Nación habilite más casillas de Migraciones, con el objetivo de ordenar el ingreso y así potenciar aún más el comercio local y con eso, el desenvolvimiento y progreso de toda nuestra región, ya que podemos tomar más empleados y ampliar nuestros comercios, además de aumentar nuestros tributos tanto al municipio como a la provincia y al país”.

Siguiendo esa línea agregó: “Habría más flujo comercial si la aduana tuviera una estructura adecuada para la cantidad de personas que ingresan por este paso fronterizo. Porque se están soportando demoras de 40 minutos a una hora haciendo filas y por ahí la gente se cansa de esperar y se vuelve o también sucede que se ven más beneficiados los comercios que están cerca de la zona fronteriza, porque los vehículos, como tardan mucho en ingresar a la aduana, sus pasajeros se bajan, cruzan caminando y hacen las compras en locales que están más cercanos a la frontera. Eso también, repercute en que terminan llevando menos cantidad de mercadería”.

“Son dos carriles y hay días en que hay únicamente uno habilitado. Al contrario, si hubieran más carriles de ingreso, habría incluso mayores ventas porque el ingreso al pueblo sería más fluido y aumentaría aún más el comercio interno”, concluyó Feldman.

POR FABIAN ACOSTA / IRIGOYEN INFORMA

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *