Evalúan tratar con cannabis el síndrome de abstinencia

Evalúan tratar con cannabis el síndrome de abstinencia

El Ministerio de Prevención de Adicciones, la Asociación Civil Misiones Activa y la Unam, se encuentran en etapa de investigación para hacer uso del fitofármaco.

Desde el Ministerio de Prevención de Adicciones y Control de Drogas, la Asociación Civil Misiones Activa y la Unam impulsan una iniciativa de investigación que explora el potencial del consumo de cannabis medicinal como una terapia para tratar el síndrome de abstinencia en pacientes que atraviesan la deshabituación de consumos.

A propósito, el ministro de Prevención de Adicciones, Samuel López, expresó a El Territorio: “La idea es empezar a ver si es efectivo en tratamiento de ansiedad y abstinencia, en un principio con la producción propia de la provincia, ya disponible”.

“Es una oportunidad que se presenta, ya que la provincia está en la fase de investigación y fabricación del aceite que es distribuido en el subsector de Salud Pública”, agregó.

López destacó la importancia de diseñar terapéuticas fitomedicamentosas como parte del tratamiento de las adicciones y del consumo problemático de sustancias; y destacó la relevancia de estas terapias en la abstinencia, el manejo de la ansiedad y todos los desencadenantes asociados al consumo adictivo.

Para ello “es fundamental avanzar en la definición de protocolos y estudios de caso sólidos que permitan ofrecer un modelo de atención específico a nivel provincial y, posteriormente, a nivel nacional”, destacó el funcionario.

En Misiones, la Biofábrica y la empresa Misiopharma, elaboran aceite de cannabis cuyo fin es complementar tratamientos contra enfermedades como el parkinson, el alzheimer, la epilepsia y la fibromialgia. Sin embargo, la utilidad del fitofármaco no se agota allí y se busca expandir  el uso del medicamento que es distribuido en la provincia.

Con esta iniciativa, que comenzó a gestarse en 2022, se pretende investigar y poner a prueba un enfoque innovador en el campo de la adicción, ofreciendo nuevas perspectivas y posibilidades para el tratamiento de pacientes en busca de soluciones terapéuticas eficaces.

En ese contexto, representantes de las organizaciones se reunieron para avanzar en el diseño del estudio, los procedimientos de recopilación de datos, los métodos de análisis, los aspectos éticos y de consentimiento informado, entre otras consideraciones.

Por último, López sostuvo que “la participación de un equipo de profesionales comprometidos con la producción de conocimiento científico es clave para contribuir a desarrollar estrategias sólidas y efectivas en el tratamiento”. 

Fuente: El Territorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *